¿Son las toallitas desmaquillantes buenas o malas para tu piel?  | Therapy & Aesthetics - 93 453 52 22

¿Son las toallitas desmaquillantes buenas o malas para tu piel? 

Posted in Blog de Therapy & Aesthetics

solutions_estetica_ajust_1

Se han convertido en un producto imprescindible cuando estamos cansadas pero queremos desmaquillarnos. Hablamos con expertos sobre cómo y cuándo usarlas sin que perjudiquen nuestra piel.

Nos ponemos en situación: llegamos a casa tarde, después de una noche de juerga, y lo que nos llama a gritos es la cama. Pero tenemos interiorizadas las consecuencias de ir a dormir sin desmaquillarse, así  que nos arrastramos al baño a por una toallita desmaquillante, que en estos casos es como maná caído del cielo. Pero ¿hasta qué punto  es bueno (o malo) recurrir tanto a ellas? Los expertos despejan nuestras dudas.

¿Qué ventajas tienen? Ambas expertas apuntan a su comodidad, no solamente por su facilidad de uso (mediante arrastre, atrae los restos de maquillaje), sino también por su portabilidad. Esto las hace perfectas para ocasiones específicas como un viaje o cuando practicamos deporte. No hay nada como meterlas en la maleta o en el bolso sin tener que llevar medio neceser a cuestas.

¿Y qué inconvenientes? Su limitada función. Ricarte insiste en que son solamente “productos de higiene, no de tratamiento”.  Además, la limpieza que hacen es superficial, ya que “en la mayoría de los casos no suele ser suficiente para arrastrar el maquillaje en profundidad, sobre todo a nivel de poros” advierten desde Nivea.

El propio gesto a la hora de utilizar las toallitas desmaquillantes también sería un inconveniente a largo plazo porque podría desencadenar un problema para la piel. Minia Campos, doctora de la clínica Gonzalez y Campos y dermatóloga de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), explica que al no haber aclarado en el proceso de limpieza, un uso continuado podría llevar a “aumentar el riesgo de alergia”, motivado además por “conservantes, alcohol y fragancias” que se le añaden a la toallita. En este punto también coincide Segurado, quien advierte que no enjuagarse la piel con agua puede hacer que queden “residuos de conservantes, tensioactivos y emulsionantes que a la larga pueden provocar sequedad e irritación en personas con piel seca o sensible”. Esto hace que aclarar la piel con agua abundante después de utilizar una toallita sea prácticamente obligatorio.

¿Son aptas para todo tipo de pieles? Mientras que las pieles normales las toleran (solo en un uso excepcional especifica Campos), están contraindicadas para pieles sensibles, rosáceas, con dermatitis atópica y también para las pieles acneicas no tratadas. En el caso de este último tipo de piel, tanto Campos como Ricarte apuntan a que podría empeorar su estado. En su lugar, podría utilizarse un agua micelar, sugiere Campos, aunque siempre aconsejados por un profesional  que nos indique el producto más adecuado para nosotros.

¿Podrían sustituir a otros limpiadores en nuestra rutina diaria? En algún momento puntual sí que podría utilizarse en lugar de otros productos como el tónico o el agua micelar, pero solo en situaciones excepcionales, y desde luego, no como una rutina.

Para garantizar una limpieza profunda, la doctora Minia Campos sugiere utilizar a diario un producto que apliquemos por la mañana y por la noche. Cada piel exige su específico, pero hay limpiadores que funcionan mejor que otros en determinados casos. Por ejemplo, los limpiadores de contenido en aceite (leche o aceites limpiadores) arrastran mejor los restos de cosméticos y maquillaje, mientras que los “productos jabonosos eliminan mejor la grasa de la piel, la suciedad y el polvo” determina la Dra. María Segurado.

Fuente : http://www.smoda.elpais.com/belleza

Deja tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *